Aselec

16 Jul 2019

18000 km recorridos con motor eléctrico

La apuesta por el motor eléctrico

En febrero del 2018, ASELEC adquirió un vehículo eléctrico marca Renault ZOE, como una apuesta de la Asociación para dar visibilidad de los beneficios de la movilidad sostenible para la descarbonización y como impulso al sector eléctrico y de las telecomunicaciones, si bien es cierto que dicha apuesta no hubiera sido tan decidida de no ser por las ayudas para la movilidad eléctrica a las que pudimos acogernos dado que los precios de compra todavía son elevados en comparación con vehículos de combustión.

Las ayudas

En nuestro caso, en aquel momento pudimos acceder a las ayudas del Plan Movalt del Ministerio de Transición Ecológica para la adquisición del vehículo, por las que obtuvimos un descuento sobre el precio de compra del vehículo de 4300 €, y por otro lado también nos pudimos beneficiar de las ayudas del Instituto Valenciano para la Competitividad Empresarial IVACE para la instalación de puntos de recarga, lo cual supuso un ahorro de 976,5 €.

La divulgación

El vehículo que está siendo utilizado por el personal de la Asociación y en mayor medida por su agente comercial, es nuestro estandarte y carta de presentación en todos los eventos que organizamos.

Ha sido prestado a diversos Ayuntamientos dentro del ciclo de jornadas sobre cambio climático y energía sostenible organizadas junto con el área de medio ambiente de la Diputación de València, lo cual ha ayudado en muchos casos a que los Consistorios se decidan a apostar por la adquisición de vehículos eléctricos para sus flotas e instalar puntos de recarga.

Es de vital importancia que las entidades públicas apuesten por la movilidad eléctrica y la hagan visible para que la ciudadanía asuma que los vehículos eléctricos ya forman parte de nuestra sociedad.

Aunque hay puntos que pueden ser una desventaja respecto a los vehículos de combustión, tales como el precio de acceso, la escasa red de puntos de recarga o la autonomía, en la parte positiva tenemos menor contaminación acústica, casi cero emisión de gases de efecto invernadero y un mantenimiento mucho más barato que en estudios recientes, sin tener en cuenta ayudas, llevaría a igualar el precio de compra a los 80000 km.

La recarga

En el momento en que adquirimos el vehículo no disponíamos de plaza de garaje y de un punto de recarga donde poder conectar diariamente el vehículo, por lo que tuvimos que planificar las rutas dependiendo de la red actual, todavía bastante escasa en nuestra zona, lo cual nos creaba cierta dificultad en el uso diario. Una vez tuvimos instalado un punto de recarga en una plaza de garaje propia, la libertad de movimiento fue prácticamente total ya que las recargas se realizan diariamente por la noche y a la mañana siguiente disponemos de la batería totalmente cargada.

La tarifa eléctrica contratada para el suministro del punto de recarga es de discriminación horaria, con lo que ahorramos mucho programando la recarga del vehículo en su horario valle.

La autonomía

En cuanto a autonomía, en el caso de nuestro vehículo con una batería de 40 Kw de capacidad, para un uso mixto, ciudad-autovía, la media está siendo de 277 km. Evidentemente ello nos obliga a uso de cercanías y utilizar vehículos de combustión para trayectos largos. Pero, si tenemos en cuenta que la media de distancia recorrida por un usuario en España no supera los 60 km. con dicha autonomía tenemos más que suficiente para el uso cotidiano.

La experiencia al volante

La experiencia al volante en nuestro coche eléctrico no puede ser más satisfactoria. La ausencia de ruidos y un cambio de marchas automático y totalmente continuo hacen que la conducción sea tan suave como la seda. La primera impresión de todo aquel que lo prueba es que al conducirlo estás viajando al futuro. Un futuro que ya es presente.

Las emisiones de CO2

Hasta la fecha hemos recorrido 18 000 km con nuestro Renault ZOE, con un consumo total de energía de 1.250 Kw, o sea 14,4 Kw de media cada 100 km

Si usamos la calculadora de emisiones de CO2 que encontramos en la web del Ministerio de Transición Ecológica vemos que con dicha distancia recorrida hubiéramos emitido 2970 kg de CO2 a la atmósfera yendo con un vehículo diésel y solamente 437,5 kg emitidos por nuestro vehículo debido a la generación del mix eléctrico. Por tanto hemos evitado la emisión de más de 2,5 toneladas de dióxido de carbono.

Viendo en perspectiva, después de un año y medio de uso, la decisión de subirnos al coche eléctrico en ASELEC no pudo ser más acertada.

 

Carlos Sánchez Torres
Secretario Técnico ASELEC

FENIEFIECOV Colaboradores ASELEC Fenie Energía Generalitat Diputació de València IVACE U.E.